Me convencí de empezar a postear más seguido; quizás posts más cortos pero con una mayor regularidad. Algunos factores para el cambio:

  • Twitter… primero entendí que uno habla en Twitter no para hacerse el pomposo o por perder el tiempo, sino para comunicarse con los demás. Después extrapolé eso mismo al mundo de los blogs.
  • El libro “Revelación de un mundo”, de Clarice Lispector. Un libro verdaderamente increíble. Por varias razones influyó también.
  • Mi propia evolución personal: eso de “si no tenés nada muy bueno para decir no digas nada” está muy bien pero conduce al hermetismo. Hoy día los medios digitales son conducto de la comunicación cotidiana, la comunicación funciona en los blogs igual que en la comunicación oral; necesariamente la conversación sobre lo no tan grande, e incluso sobre lo pequeño aparece también en este medio y eso no es porque se trivialice, sino porque se vuelve cotidiano.

Una nota al margen: En su libro, Lispector escribe cosas fantásticas, pero también se devanea la cabeza pensando en cómo no perder la privacidad al escribir crónicas… alguien le dice que es imposible, que en la crónica siempre la personalidad se termina filtrando. Sin duda un poco es así, pero también es una cuestión de equilibrio.